Estar “conectado” realmente nos esta desconectando

Hace algún tiempo, hablaba con mi esposa sobre mi incomodidad respecto a la forma impersonal de comunicación que esta creando en las personas el uso de dispositivos como Blackberry.  Ella me decía que era la manera como los amigos podían mantener a otros amigos al tanto de los eventos de su vida.  Sin embargo, creo que el aumento en el uso de la comunicación electrónica está cambiando la manera como nos relacionamos los seres humanos y no necesariamente para bien.

Una gran porción de la comunicación entre seres humanos, incluso en primates y otros animales, se da a través de la comunicación no verbal.  El ser humano desarrolló el lenguaje en etapas posteriores de su evolución, así que la gesticulación, los movimientos corporales, fueron los primeros vehículos para transmitir información y establecer un vínculo entre los primeros grupos humanos.  Muchos podrán argumentar que el estar “conectado” es una nueva etapa en la evolución de la comunicación humana.  Pero en realidad, estamos creando una sociedad de sopa instantanea, donde la comunicación es discreta y no continua, incorporando adicionalmente el factor de error que se da al convertir un sistema continuo en uno discreto.

Estamos empezando a tener una amplia red de “contactos”, a quienes muchas veces ni conocemos en persona y he aquí el riesgo.  La comunicación abreviada ha existido desde hace mucho tiempo a manera de códigos.  El ser humano ha encontrado la manera de transmitir la información y hacer entender el mensaje, utilizando un método simbólico.  Así fué como se dió origen al sistema de escritura.  Sin embargo, este sistema se basaba en el suspuesto que la persona que utilizaba el código tenía conocimiento previo del entorno de comunicación: el lenguaje.  Al tener el lenguaje como base, los sistemas de escritura solamente necesitaron adaptarse para dar a entender aquellos elementos que no se podían describir fácilmente.  Una pausa breve en la conversación se demuestra con una coma; una pausa prolongada para dar paso a un nuevo enunciado, con un punto y un punto y coma, marcan una pausa prolongada, pero que va seguida de un tema relacionado al enunciado precedente.

La comunicación entre seres humanos es mucho más compleja y requiere de más que únicamente el lenguaje.  Y cualquier semiologo y psicólogo pueden responderles, que la comunicación no verbal lleva mucha más información aún.  Sin embargo, la comunicación abreviada y discreta que se está dando en las redes sociales y en los medios electrónicos tiene un escenario totalmente distinto.  En la mayoría de las veces esta comunicación se da con personas con las que nunca hemos conocido y de quienes sabemos únicamente lo que nos editan en sus perfiles, en sus mensajes de texto o en lo que sus editores de ortografía nos envían vía correo electrónico.  Entonces, estamos estableciendo una comunicación fragmentada, donde existe el riesgo de perder la verdadera escencia del mensaje.  Estamos inundando a nosotros mismos de miles de kilobytes de datos, pero la cantidad de información sustancial que podemos extraer de estos datos es por decir mucho, pobre.

Sherry Turkle hace una muy buena observación sobre este fenómeno, en el siguiente video de TED:

TED – autoconciencia, creatividad y la circunvolución angular

El neurólogo VS Ramachandran explica en esta fascinante charla de TED algunas experiencias de su investigación acerca de la creatividad, la autoconciencia y otros aspectos profundos del funcionamiento del cerebro humano.  Postula que la región conocida como circunvolución angular puede ser la región cerebral donde residan las funciones cognitivas más abstractas del pensamiento humano y que nos brindan la capacidad de tener autoconciencia.